Para su adecuada utilización se recomienda seguir las siguientes normas.

    1- El material deberá ser transportado de manera protegida.

    2- Se recomienda la limpieza del material al menos una vez a la semana.

    3- Nunca dejar el material expuesto al calor ni al excesivo frío; como puede ser dejarlo en el salpicadero del coche o meterlo en neveras con los productos (puede producir problemas en su correcto funcionamiento).